¿Quiénes somos?

Somos personas de edad, sexo, condición social, económica y cultural diversas, quienes hemos perdido la capacidad para controlar nuestras emociones y como consecuencia nos hemos encontrado inmersos en dificultades y situaciones que nos ocasionan sufrimiento.

La mayoría de nosotros intentamos con éxito lograr una forma satisfactoria de vivir a través de la práctica de la terapia que se ofrece a nuestros grupos. Mediante la cual, muchos de los síntomas relacionados con la neurosis como la ansiedad, miedo, angustia, tristeza, enojo, soledad, celos, insomnio, entre otros, fueron superados o controlados. Este hecho fue fundamental en nuestras vidas, porque antes de estar practicando las herramientas de Neuróticos Anónimos, estas emociones nos habían impedido llevar una vida feliz y provechosa. Nos hemos dado cuenta de que para lograr tener una vida como la que siempre deseamos, necesitamos la ayuda y el apoyo de otros neuróticos que ya han salido adelante.

Para ello, asistimos a grupos que integran el Movimiento Buena Voluntad 24 Horas de Neuróticos Anónimos, donde nos reunimos para alcanzar la tranquilidad y ayudar a otros, a través de la práctica de un Programa de Recuperación. Esta terapia nos ayuda a reducir nuestros disturbios emocionales.

Cabe señalar que nuestros grupos no son religiosos ni políticos; se respeta la ideología de cada miembro.

Nosotros hemos experimentado algunos síntomas relacionados con la neurosis, y precisamente por eso, por mucho tiempo no pudimos cambiar nuestras actitudes hacia otros o hacia nosotros mismos.

El Movimiento Buena Voluntad 24 Horas de Neuróticos Anónimos no utiliza la palabra neurótico en el sentido científico. Para el propósito de Neuróticos Anónimos, un neurótico es definido como cualquier persona que acepta que tiene problemas emocionales.

Normalmente los miembros de N.A. enfatizan a las personas que asisten por primera vez, el hecho de que solamente ellos mismos pueden determinar si son o no neuróticos. Se les sugiere que escuchen a varios neuróticos (que ya se asumen como tales), para que poco a poco ellos vean si sufren algunos de esos síntomas y les sea más fácil aceptar, en dado caso la enfermedad.

Sin embargo, si el recién llegado no se identifica con ninguno de los síntomas antes mencionados, seguramente le podrá informar a otra persona, si él lo desea así, que en N.A. puede tener una alternativa de sentirse tranquilo.

Al mismo tiempo, se le destaca el hecho de que toda la evidencia médica disponible indica que la neurosis es una enfermedad progresiva y que no se puede curar en el sentido usual del término, puede ser controlada por la práctica del Programa de Recuperación, aunque los síntomas más dolorosos desaparecen en un lapso muy corto.

No creemos ser los únicos que tengamos la respuesta para esta enfermedad, simplemente damos a conocer el medio por el cual nosotros dejamos de sufrir y alcanzamos un estado de tranquilidad.